¿Quieres saber cómo funcionan los baños árabes?

 

Aprovecha tu visita completamente con estos consejos para relajarte...¡aún más!

 

 
Como cada cosa en esta vida, todo tiene su explicación. El uso de los Baños Árabes es sencillo, sólo tienes que seguir estas pautas.
  • Empieza por la Piscina Templada: Ya desde los Romanos, el Tepidarium era la zona donde se cambiaban de ropa, empezaban a relajarse y a charlar. Tú puedes relajarte dentro del agua, atemperar tu cuerpo y desconectar. Empieza tu momento, así que disfrútalo.
  • Ahora, pasa a la Piscina Caliente: El contraste se nota, pero es agradable, ¿verdad? La alta temperatura del agua hace que las arterias y venas se dilaten. ¿Notas que empiezas a sudar? Enhorabuena, estás aliviando el dolor, activando la circulación y eliminando toxinas sin mover un dedo…¡casi nada!
  • Por último, sumérgete en la Piscina Fría: No pases más de diez minutos en la caliente, échale valor y, aunque el contraste con la caliente es intenso, merece la pena entrar en el antiguo Frigidarium. Entre sus beneficios está el mejorar el estado de ánimo, mantener la piel con brillo y cerrar los poros ya limpios. Nuestro favorito es que se gastan más calorías para mantener la temperatura del cuerpo. ¡Viva!

 

Un truco: Cuanto más veces hagáis el circuito completo, más fácil os resultará pasar más tiempo en la piscina fría.

 

 

No olvidéis que también os servimos un té a la menta para que os mantengáis hidratados, el típico té marroquí.
 
 
Y para tí, ¿qué es lo mejor de la sesión de baño? Ven a los baños arabes Jerez y cuéntanoslo.
 
 


Comentarios para “Cómo funcionan los baños arabes
Deje su comentario
Dejar este campo en blanco (anti spam):

Los comentarios son moderados antes de ser publicados.